Ciencia de verdad

28/06/05 18:01-Casa.

100cia

Ciencia


Ciencia de verdad.


Esta mañana en un rato de descanso en el colegio mientras terminaba las Unidades Didácticas para la segunda parte de la oposición, he leido en
100cia,
(uno de mis canales iSilo favoritos al que echo un vistazo de vez en cuando) un artíuclo de Miguel Ángel Sabadell que me ha encantado, porque habla de un tema donde se junta la innovación propia de la juventud y la intransigencia propia de la senectud.

Os lo reproduzco a continuación pero lo podéis visitar en 100cia:

Ciencia de verdad

Por Miguel Ángel Sabadell.- Al pobre le regalaron con insultos y promesas de castigos divinos. Lo que voy a contar tiene un retraso de cuatro años, pero me resisto a no hacerles partícipes de lo que, para mí, es ciencia en estado puro.

Les pongo en antecedentes. En Quintela de Humoso, cerca de Viana do Bolo, Orense, durante la romería del Padre Eterno, se celebra un curioso ritual: las gentes acuden con roscas de pan para frotarlas sobre el manto del Padre Eterno.

Según la tradición, esas roscas refrotadas quedan por siempre inalteradas. Ya pueden caer chuzos de punta y dejarse expuestas al aire libre, que los benditos panes nunca enmohecen. Ésta era la situación hasta 2001. Desde ese año las roscas no volvieron a ser como antes, porque ese año hizo su aparición Jorge López.

Jorge no es ningún científico proveniente de un laboratorio, ni tan siquiera un adulto. Jorge era un adolescente del instituto de enseñanza secundaria de Viana do Bolo más inquisitivo, inquieto y curioso que muchos adultos.

La religión es tolerante cuando no puede ser intolerante y su pueblo demostró lo segundo: al pobre le regalaron con insultos y promesas de castigos divinos

¿Qué hizo este chaval que se ha ganado un puesto en mi colección de héroes? Nada menos que presentar al premio Luis Freire el trabajo ¿Por qué no se estropea el pan bendito en la fiesta del Padre Eterno de Quintela de Humoso? Jorge colocó trozos de roscas, tanto bendecidas como sin bendecir, en placas de Petri abiertas y sometidas a distintas condiciones de temperatura y humedad.

Durante dos meses observó y anotó diariamente los cambios en las muestras. Sus conclusiones, terribles, fueron que, a pesar de la tradición, el pan bendecido se comporta igual que el no bendecido, que el crecimiento de hongos depende de la humedad en los dos tipos de pan y que para evitar que los hongos crezcan, el pan debe permanecer en un lugar seco. Ganó el premio.

La religión es tolerante cuando no puede ser intolerante y su pueblo demostró lo segundo: al pobre le regalaron con insultos y promesas de castigos divinos. Y todo por poner a prueba si las cosas son como nos las dicen. Yo de mayor quiero ser como Jorge.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s