Cresteando

MTBTrail

Esta tarde ha sido una salida de bici especial. Cuando hemos llegado al mirador del Roldán Antonio, Julio y yo sin una ruta fija en la cabeza, nos hemos encontrado con Pedro, un amigo del CExc que nos ha dicho que alguna vez ha visto subir a alguno con la bici a cuestas por la cresta hasta la cima del Roldán. 200 metros de subida dura hasta a pie y sin peso.

Julio y yo nos hemos reído contando cuando intentamos subir junto con Javi y nos desviamos a la izquierda, entrando por el corredor luchando contra el viento y el desnivel arenoso de los últimos metros antes de llegar al vértice geodésico.

Así que nos hemos mirado los tres con cara cómplice y nos hemos echado los más de 14 kilos de bici a la chepa para subir en 28 minutos hasta arriba, echarnos una fotico y tirar para abajo por las zetas antes de enfriarnos demasiado.

Cuando hemos llegado abajo, nos hemos encontrado con Tomás y Javi (que hace tiempo que no sale con nosotros) que iban con dos amigos más, corriendo como cabras. Así que hemos aprovechado y nos hemos echado unas fotillos.

Y después de darnos un garbeo por el Campo de Tiro…. unas claritas en el Kiosko Miguel para celebrar lo bien que nos lo hemos pasado.

Son estos días en los que disfrutas de cada piedra, cada curva, cada salto, cada pedalada exprimida en cuestas imposibles y sobre todo del olor de los pinos, la tierra removida y la amistad dibujada en nuestras caras en forma de sonrisa los que hacen que merezca la pena aguantar los demás días de mierda.

Últimamente estoy en un periodo que no me canso de la bici. Esta semana he salido tres días, he acumulado unos 1.800 metros de desnivel en sólo 60 kilómetros y no me importaría lo más mínimo volver a salir otra vez este finde.

Sacaremos los patines un ratillo….

Pulsaciones altas

urlSi a las primeras de cambio sales un día y llevas las pulsaciones altas, mala cosa.

Hoy he salido con la bici un ratico a pesar de que estoy flojo y tengo una gastritis que curará una caja de omeprazol y otra de motilium. Pero las ganas son las ganas.

Cuando escuchas en los cascos tus grandes canciones de la universidad sonando y llevándote a lo más alto a pesar de que estás flojeras es fantástico. Te da ese «punch» que te falta.

Y cuando te duchas, desenfundas la guitarra que ha estado guardada más de un año, enchufas el ampli con la distorsión y te pones esas canciones de Pearl Jam, Stone Temple Pilots, Soundgarden, Alice In Chains o The Smashing Pumpkins para aporrearlas debidamente con las cuerdas te sientes vivo.

Alive.

Ese brillo en los ojos

Hoy Juanma tenía ese brillo en los ojos.

El brillo en los ojos que tienes cuando abrías tus regalos de reyes cuando eras pequeño. Ese mismo.

Pero cuando estás plenamente catalogado como «cuarentañero» es muy difícil volver a ver ese brillo y hoy Juanma lo tenía.

Porque ha recogido su preciosa Honda CB500X de Maremotos y la ha estrenado. Le ha costado un gran esfuerzo económico y eso hace el momento aún más especial.

Pues hoy Juanma se ha quitado al menos 20 años de encima durante unas cuantas horas cuando se ha montado por primera vez en su moto. Pero lo mas bonito de estas máquinas de dos ruedas que si fuesen inventadas ahora ningún gobierno se atrevería a legalizar (un vehículo inestable por naturaleza, sin sistemas de retención de conductor o pasajero al vehículo, sin sistemas obligatorios como airbag o de protección a peatones y sin pasar pruebas de choque) es que cada vez que «les echas la pata encima» vuelves a ser un veinteañero con un poco de más de cabeza de la que solías tener en aquella época.

Disfrútala con salud, cuídala, lleva a cabo siempre una conducción defensiva y sigue manteniendo esa parte de niño que tan bien sabemos mantener los hombres y tanto les molesta a las mujeres 😉

Volviendo al pasado

Reflexiones

Volviendo al pasado

El jueves me tomaré una cañica con un gran amigo de la infancia.

Después de agregarme en el FaceBook tras más de 20 años sin vernos, cuál fue mi sorpresa al encontrarme con mi amigo de la infancia Gustavo, con su mujer y su zagal en el IKEA.

Cágate lorito. Más de veinte años sin vernos y en menos de un mes nos localizamos en el FaceBook y coincidimos en Murcia.

Bueno, espero recobrar tiempo perdido, echar un vistazo atrás y recuperar a uno de los mejores amigos de la infancia.