Alrededor de La Muela

MuelaHoy nos ha tocado “hacer unos senderismos” como decía una muchacha que vino el otro día….

Más de 800 metros de desnivel, 15 km y algo menos de 6 horas (poco más de una parados). Un compañero casi se descalabra y hemos llegado para sentarnos a comer a las 16:15.

Las fotos en el álbum Picasa del CExc.

Un buen domingo.

El Talayón, en la Sierra de Almenara

TalayonHoy hemos subido al Talayón, cima de la Sierra de Almenara. Un paseo por una desconocida e impresionante sierra muy cerca, entre Mazarrón y Águilas.

Me ha sorprendido muy gratamente. Además, para los moteros/ciclistas ávidos de carreteras reviradas de montaña: carretera RM-332 y empalme con la RM D-9 y luego RM D-8.

 

Podéis ver las fotos en estos enlaces.

Equipo frenético

Hoy nos hemos chupado todo el día de apoyo a la Marcha de Resistencia Sierra Litoral de Cartagena del club.

Menuda jaboneta se han metido. Sobre 43 kilómetros, 3.000 metros de desnivel en 16 horas.

Nosotros (Frenetic Team) nos hemos encargado de los montajes de avituallamientos y de correr para acá y para allá como pollos descabezados para que los participantes encontrasen la comida y bebida a su disposición en los puntos establecidos. Incluido un descenso del Cortijo de Hoya Morena en los estribos traseros de un Galloper (extreme total).

Cuando estábamos en El Paso de los Elefantes tomando una cerveza y una marinera a las once de la noche estaba destrozao.

De vuelta por Riopar

RioparEl sábado estuvimos otra vez (desde hace unos cuantos años) en Riopar y Los Chorros del río Mundo con el Centro Excursionista de Cartagena.

El río espectacular, el calar como nunca, los compañeros fantásticos y el público en Los Chorros, masivo (entrando en modo agobio).

En la foto, con Juanma.

Pedaleando por Murcia

Deporte

Pedaleando por Murcia.

Una salida otoñal excepcionalmente

Ya están las fotos de la salida del sábado por tierras murcianas.

Nos desyunamos 23 kilómetros y 850 metros de desnivel en cuatro horas. Afortunadamente nos almorzamos unas claritas y unas cervezas acompañadas de marineras y algún que otro montadito.

La gente, de lujo. Nueve campeones que no se arrugaron a pesar de lo que les había preparado.