Otra vaca: la número 16 (creo)

Reflexiones.

Otra vaca: la número 16 (creo).

Ya estamos de vuelta, otro año más, de nuestra cita con la gastronomía y el apalanque Avileño.

Este año hemos echado de menos a los primos, pero como siempre, la paliza de coche merece la pena.

Anuncios

No importes donde tires los papeles: ella estará allí

Tecnología

No importes donde tires los papeles: ella estará allí

 

No importa lo mala que sea tu puntería.

Porque este japonés ha inventado un sistema basado en un Kinect para detectar el movimiento y con unas ruedas adaptadas a unos motores y todo montado en un plataforma sobre la que está la papelera, se mueve a velocidad de vértigo para que seas feliz pensando que tu puntería es mejor que la de Kobe.

Al principio se ve el video de caramelos Frisk que le dio la idea. El resto es el proceso de construcción y montaje.

Lo que no se les ocurra a estos japoneses….

Vía Kirai.

Mejorar la técnica de carrera con música

Deporte.

Mejorar la técnica de carrera con música.

Este verano estoy rescatando la carrera.

Aunque los modernos le digan “running” y correr por el monte “trail”, se llama correr.

Tras más de mil kilómetros entrenando por mi cuenta y en compañía de los compañeros del Club Marathón Cartagena, tres medias (Cartagena 1:45, Murcia 1:40 y Cartagena 1:30) y ninguna marathón (una espina que espero sacarme antes de los 50), mi metatarso derecho y mi calcáneo izquierdo dijeron basta.

Mis derroteros deportivos se centraron en el MTB, el montañismo, la escalada, las cometas…

Bueno, pues ahora estoy retomando la carrera aunque sólo sean 30 minutos tres día a la semana… y todo OK.

Pero lo realmente importante de este post es un par de artículos que he leído sobre algo que ya utilizaba cuando corría. Grababa las cintas de cassette para escucharlas en mi walkman Aiwa (que aún conservo y funciona) según el ritmo de carrera sobre el que iba a entrenar: series, fartlek, rodar….

Pues ahora puedes usar programas de edición para DJs, algunos tan sencillos de usar como MixMeister Fusion (disponible para Mac y Win) para hacerte tus “remixes” ajustando los BPM de acuerdo a lo que necesites para cada día.

Puedes utilizar esta tabla de LifeHacker para encontrar tu ritmo correcto (original en Run2Rhythm), pero si lees este artículo de Vitónica, te entrarán las dudas, ya que defienden el ritmo de 180 como óptimo para entrenar y correr en general.

Hay que joderse, tanto entrenamiento para mejorar la amplitud de zancada en su momento para compensar el acortamiento (y aceleración consiguiente en el ritmo) causado por la bicicleta para que ahora vengan y te digan ésto.

Qué curioso….

¿Qué tarifa y operador telefónico elegir?

Tecnología.

¿Qué tarifa y operador telefónico elegir?

Aunque yo lo tuve claro, es un tema recurrente en las conversaciones de los últimos tiempos.

Pues os pasáis por XatakaMovil y le ehcáis un vistazo a este interesantísimo artículo.

Además de sus comparativas, si introducís los datos en su calculadora, y ver qué te sugiere….

En mi caso, curiosamente, resulta que acerté en la elección que hice. Móvil libre (sí, 700 pavos de iPhone 4S y tarifa del 5 de Simyo).

Montaje de Bolnuevo a la Playa de las Mujeres

Vale, ya está el montaje de la salida en bici de Bolnuevo a la Playa de las Mujeres del día 23 de Junio. Podéis recordar el “QBQV” en el blog del CExc y podéis pasaros por su cuenta de Vimeo, para decidir si os gusta.

Además, lo podéis descargar de DropBox hasta el domingo 5 (botón derecho en el enlace -> guardar archivo enlazado como…).

Y el viernes, el último: el de la Vuelta al Mar Menor.

Sobre los funcionarios

Cajón Desastre

Sobre los funcionarios.

Os remito un artículo redactado por Ernesto Sierra Moralejo, funcionario del Grupo A. Algunos nos veremos reflejados, pero dice las verdades como puños.

  

“Resulta que en la década prodigiosa del pelotazo, cuando media España se lo llevaba caliente a casa, cuando un encofrador sin estudios se embolsaba tres mil euros, cuando hasta el último garrulo montaba una constructora y en connivencia con un par de concejales se forraba sin cuento, cuando un gañán que no sabía levantar tres ladrillos a derechas se paseaba en Audi, los funcionarios aguantaban y penaban. Nadie se acordaba de ellos. Eran los parias, los que hacían números para cuadrar su hipoteca, hacer la compra en el Carrefour y llegar a fin de mes, porque un nutrido grupo de compatriotas se estaba haciendo de oro inflando el globo de la economía hasta llegar a lo que ahora hemos llegado.

Y ahora que el asunto explota y se viene abajo, la culpa del desmadre… es de los funcionarios. Los alcaldes, diputados y senadores que gobiernan la cosa pública a cambio de una buena morterada no son responsable de nada y nos apuntan directamente a nosotros: somos demasiados, hay que ultracongelarnos, somos poco productivos. Los responsables bancarios que prestaron dinero a quienes sabían que no podrían devolverlo tampoco se dan por aludidos. Todos los intermediarios inmobiliarios, especuladores, amigos de alcalde y compañeros de partida de casino de diputado provincial no tenían noticia del asunto. Nosotros sí. Como diría José Mota: ¿Ellos? No. ¿Nosotros? Si. Siendo así que ellos? No. Por tanto, nosotros? Si.

La culpa, según estos preclaros adalides de la estupidez, es del juez, abogado del estado, inspector de hacienda, administrador civil del estado que, en lugar de dedicarse a la especulación inmobiliaria a toca teja, ha estado cinco o seis años recluido en su habitación, pálido como un vampiro, con menos vida social que una rata de laboratorio y tanto sexo como un chotacabras, para preparar unas oposiciones monstruosas y de resultado siempre incierto, precedidas, como no podía ser de otra forma, de otros cinco arduos años de carrera. Del profesor que ha sorteado destinos en pueblos que no aparecen en el mapa para meter en vereda a benjamines que hacen lo que les sale de los genitales porque sus progenitores han abdicado de sus responsabilidades. Del auxiliar administrativo del Estado natural de Écija y destinado en Barcelona que con un sueldo de 1000 euros paga un alquiler mensual de 700 y soporta estoicamente que un taxista que gana 3000 le diga: joder, que suerte, funcionario.

La culpa es nuestra. A poco que nos descuidemos nosotros los funcionarios seremos el chivo expiatorio de toda una caterva de inútiles, vividores, mangantes, políticos semianalfabetos, altos cargos de nombramiento digital, truhanes, pícaros, periodistas ganapanes y economistas de a verlas venir que sabían perfectamente que el asunto tarde o temprano tenía que petar, pero que aprovecharon a fondo el momento al grito de mientras dure dura! y que ahora, con esa autoridad que da tener un rostro a prueba de bomba, se pasan al otro lado del río y no sólo tienen recetas para arreglar lo que ellos mismo ayudaron a estropear, sino que, además, han llegado a la conclusión de que los culpables son… tachan… los funcionarios.

Soy funcionario. Y titulado superior. Funcionario de carrera por oposición ganada compitiendo en buena lid contra miles de candidatos. ¿Y saben qué? No me avergüenzo de nada. No debo nada a nadie (sólo a mi familia, maestros y profesores). No tengo que pedir perdón. No me tocó la lotería. No gané el premio gordo en una tómbola. No me expropiaron una finca. No me nombraron alto cargo, director provincial ni vocal asesor por agitar un carnet político que nunca he tenido.

Aprobé frente a tribunales formados por ceñudos señores a los que no conocía de nada. En buena lid: sin concejal proclive, pariente político, mano protectora ni favor de amigo. Después de muchas noches de desvelos, angustias y desvaríos y con la sola e inestimable compañía de mis santos cojones. Como tantos y tantos compañeros anónimos repartidos por toda España a los que ahora algunos mendaces quieren convertir, por arte de birli-birloque, en culpables de la crisis.

Amigos funcionarios, estamos rodeados de gente muy tonta y muy hija de puta.

PD. Si alguien, en cualquier contexto, os reprocha – como es frecuente- vuestra condición de funcionario os propongo el refinado argumento que yo utilizo en estos casos, en memoria del gran Fernando Fernán-Gómez: váyase Usted a la mierda, hombre, a la puta mierda.

SI eres funcionario pásalo a toda España.

Si no lo eres y no estás de acuerdo,

¡váyase usted a la mierda!”

Zumo de sandía fresquito este verano

Cajón Desastre

Zumo de sandía fresquito este verano

 

Qué rica la sandía en verano!!!

Hoy os traigo cómo hacer un barril de sandía fresquito.

Primero os buscáis una buena sandía que suene a llena. Ya sabéis que no debe sonar hueca….

Os buscáis una percha metálica, la estiráis (primero lavadla…) y le dáis forma de accesorio batidor. La acopláis a vuestro taladro.

Sí, ese que tiene control de velocidad.

Le hacéis un agujerete arriba, metéis la percha y le dáis a la velocidad mínima hasta que todo el interior esté batido.

Si queréis el adorno, le ponéis un grifo enroscable (los tenéis en bodegas y tiendas de bricolaje). Y si queréis un chorrito, pues echadle imaginación o buscad en google.

Vía Instructables y LifeHacker. Foto procesada a partir de original de LifeHacker,